Información Académica

¿Quién fue Manuel Antonio Muñoz Borrero? Recordémoslo al conmemorar los 40 años de su fallecimiento.

A través de la historia de la humanidad hemos sido testigos de grandes atrocidades como las acontecidas durante el holocausto Nazi, pero es nuestra obligación aprender que también se registraron causas nobles hechas por personas que pusieron en riesgo su vida para ayudar a otros en peligro.

En el 2011, después de un largo proceso de investigación, el Gobierno del Estado de Israel concedió el título de “Justo entre las Naciones” al ecuatoriano Manuel Antonio Muñoz Borrero, un increíble héroe no solo en la historia del Ecuador sino en la del mundo en general, por el papel que desempeñó durante el terrible régimen Nazi (1939-1945).

Manuel Antonio Muñoz Borrero nació el 4 de febrero de 1891 en Cuenca y murió en México el 5 de octubre de 1976. Fue parte de una prestigiosa familia diplomática. Manuel Antonio creció entre libros y largas visitas a Charasol, la finca de su abuelo Antonio Borrero. Al igual que su padre, Manuel Antonio Muñoz Borrero siguió una importante carrera diplomática, primero como agregado civil en Colombia y luego como primer secretario. Después fue nombrado encargado de negocios ecuatoriano en Colombia. Finalmente en 1930, fue nombrado Cónsul General en Estocolmo, Suecia, que es donde empieza su increíble historia de valor.

En 1939 cuando Adolf Hitler declara la guerra a Europa, se dan dos factores muy importantes de mencionar: el primero que ya en 1935, Hitler había puesto en práctica las leyes raciales de Núremberg, una estrategia clave en su plan de lo que él llamase la solución final al problema judío. El segundo factor, es que algunos países se declaran neutrales ante la amenaza de guerra, entre ellos Suecia. Esta combinación de factores, más la preocupación de líderes y comunidades judías en la región, generaron una estrategia, la de emitir pasaportes en blanco de los países neutrales para ayudar a los judíos que estaban en peligro.

En su libro “Pasaporte a la Vida”, Gerardo Martínez Espinosa explica este proceso: “Esos pasaportes, o las promesas para emitirlos que expedían algunos cónsules, no abrían sino eventualmente las puertas de la emigración a Latinoamérica pero de alguna manera constituían una relativa garantía para los judíos o, cuando menos, una posibilidad de eludir el internamiento en los terribles campos de Auschwitz o Dachau y esperar, en caso de ser apresados, su confinamiento en otros lugares menos duros y menos “concluyentes””.[1]

Muñoz Borrero como cónsul de Ecuador en Suecia, ayudó a tramitar pasaportes en blanco para judíos, otorgándoles la ciudadanía ecuatoriana. El cónsul en ese entonces hizo uso de total discreción y confidencialidad, nunca comentó a nadie lo que estaba haciendo, poniendo en riesgo su cargo y en peligro su vida. Durante este tiempo, el gobierno de Ecuador, informado de lo que hacía Muñoz Borrero, lo destituyó de su cargo como cónsul honorario, pero esto no le impidió seguir emitiendo pasaportes. Después de la guerra poco a poco se fueron conociendo increíbles historias de rescate y de ayuda, entre ellas la de Manuel Antonio Muñoz Borrero.

Hay que recalcar que los Nazis quemaron y confiscaron archivos donde se revelaba toda la información pertinente a los servicios consulares. No fue fácil para los investigadores como el historiador israelí Efraim Zadoff conseguir información que ayudara a revelar las buenas acciones hechas por el cónsul Muñoz Borrero durante la Segunda Guerra Mundial.

En 1953, fue creado el museo del holocausto Yad Vashem en Israel, cuya misión es la de rescatar y mantener viva la memoria de seis millones de judíos que perecieron en el holocausto. En 1963, se creó la comisión de reconocimiento de “Justo entre las Naciones”, comisión que es pública y tiene como objetivo indagar y recolectar evidencias de personas no-judías que ayudaron a judíos en tiempos difíciles.

En su monografía de tercer curso de Bachillerato, la estudiante Daniela Dorfzaun nos describe: “El reconocimiento de “Justo entre las Naciones” ha permitido que no solo se recuerde la Shoá por las víctimas y los sobrevivientes, sino más bien por los “Rescatadores”. Pues en fin, el ejemplo de estos es lo que se debe honrar y tomar. Si bien todas las personas que han recibido este honor no lo han hecho por el reconocimiento mismo sino por un sentido de obligación hacia la vida, la humanidad debe retribuirlo e incentivarlo.”.[2]

Con mucho orgullo les anunciamos la existencia del Centro Muñoz Borrero para el estudio del Holocausto y de los Derechos Humanos. En el año 2008, el Ministerio de Educación pidió al Colegio Alberto Einstein liderar el proyecto de diseño de una unidad especial en el currículo de historia donde se incluiría la enseñanza del holocausto, los derechos humanos y los genocidios recientes. Este proyecto de enseñanza se encuentra en marcha en los colegios a nivel nacional. A inicios de 2012, la entonces Directora General del Colegio Alberto Einstein, la Dra. Raquel Katzkowicz, firmó un acuerdo con el (USHMM), el Museo del Holocausto en Washington D.C., con el objetivo de registrar a los sobrevivientes del holocausto que pudieran estar en el Ecuador así como recolectar artefactos culturales, documentos de los sobrevivientes, sus herederos, testigos del holocausto. Esta importante alianza beneficiaría no solo al enriquecimiento de la enseñanza del holocausto en la comunidad de estudiantes y profesores del Colegio Alberto Einstein, sino también a los investigadores en el país y en la región.

A continuación constan unos enlaces a portales en la red relacionados con aspectos cubiertos en este artículo:

United States Holocaust Memorial Museum

Leyes de Nuremberg

Museo Yad Vashem, Israel

Programa de Justos entre las Naciones, Nombramiento del Cónsul Manuel Antonio Muñoz Borrero Link 1 Link 2

[1] Gerardo Martínez Espinosa. Pasaporte a la vida. La Callada Historia de un Cuencano. Pajarera ediciones, Ecuador. 2011. p.136

[2] Daniela Dorfzaun. Monografía: Las Corrientes de Resistencia de Apoyo a los Judíos en Contra del Nazismo: El Caso del Cónsul Manuel Antonio Muñoz Borrero. Quito, Ecuador. 2008-2009

Misión

Somos una comunidad educativa laica, bilingüe, sin fines de lucro, fundada por la Comunidad Judía del Ecuador, basada en principios universales de la cultura judía, y centrada en la formación integral del estudiante. Nuestro aporte a la sociedad es preparar jóvenes íntegros, analíticos y críticos, dotados de valores éticos, y de las destrezas y conocimientos necesarios para desempeñarse con éxito en un mundo cambiante.

Mission

Unidad Educativa Alberto Einstein is a non-profit educational community with no religious affilation. It was founded and sponsored by the Jewish Community of Quito, whose contribution to society lies in education well-rounded analytical, and critical students endowed with profound moral and ethical values and the knowledge and skills needed to succeed in a changing world.

Av. Diego Vásquez de Cepeda N77-157 y Alberto Einstein, / Teléfonos: (593-2) 2477-901 / (593-2) 2477-943
Fax: 2470-144 Casilla Postal 17-11-5018 / Quito-Ecuador (Sur América)
einstein@einstein.k12.ec